El Matrimonio ¡un deporte extremo, una aventura!

El Matrimonio ¡un deporte extremo, una aventura!

Nuestros jóvenes son todo terreno, les gusta la aventura, el deporte extremo como el parapentismo, el canotaje, la escalada en roca, el paracaidismo etc.; les gusta la vida sin complicaciones, van más allá de todo lo que alcanzamos a hacer nosotros, los que ya hemos puesto pausa en muchas áreas de nuestra vida, solo porque hemos aprendido con el tiempo, que la prudencia y la paciencia son claves en el momento de tomar cualquier decisión.

El paracaidismo por ejemplo, consiste en realizar un salto desde un transporte aéreo, el paracaidista planea en el aíre como si fuera un ave, abre el paracaídas y toma el control de dirección y velocidad a través de las cuerdas de control, por ser un deporte de alto riesgo es muy importante tomar un curso supervisado por un instructor, llevar dos paracaídas uno principal y otro de reserva, y seguir un plan de seguridad sobre donde aterrizar, de lo contrario sería fatal para el paracaidista, sin embargo se pueden tomar todas las medidas para tener una experiencia exitosa y pueden suceder situaciones inesperadas, como entrar en pánico y perder el control del vuelo, que no le abra el paracaídas o se enreden las cuerdas, encontrarse con una corriente de aíre y desviarse del lugar planeado para el aterrizaje, se corren riesgos pero es una aventura.

Bueno, el matrimonio es muy similar a un deporte extremo y sucede como en el paracaidismo, tomamos la decisión de casarnos y nos lanzamos a la aventura con la persona que pensamos nos dará buen amarre, lo amamos y nos parece suficiente, no necesitamos instructor, esto es, no necesitamos consejo nos gusta y basta, ni siquiera nos tomamos el tiempo de mirar si es el hombre o la mujer con la que quisiéramos aterrizar al final del viaje, así que a pesar de ser conscientes de que podemos estar corriendo un riesgo, lo asumimos y nos lanzamos a la aventura extrema del matrimonio que puede ser de meses o años en el mejor de los casos.

Como en el paracaidismo, hay situaciones que enredan las cuerdas del matrimonio, cada uno empieza a mirar cómo salir bien librado de la relación pero se olvida del otro, se olvida que a diferencia de un deporte individual como el paracaidismo el matrimonio es un trabajo en equipo, que si los problemas son de los dos, las soluciones las deben buscar los dos y en consecuencia las decisiones asumirlas los dos. Hay matrimonios que se encuentran con una corriente de aire o evento inesperado en el camino y terminan aterrizando en otro punto de llegada, buscando soluciones efímeras como el divorcio, sin comprender que los contratiempos en el matrimonio sirven también para construir un mejor plan de vuelo, rectificando las coordenadas, revisando lo que tendríamos que mejorar para hacer feliz al otro y alcanzar una sana y amorosa convivencia.

Si nos lanzamos a la aventura extrema del matrimonio con la confianza puesta en Dios, esto es, con instructor, con una buena lista de chequeo, los mandamientos y los implementos de seguridad necesarios como el amor, la comprensión, la paciencia, lo más probable es que con su ayuda y orientación nosotros tendremos la oportunidad de abrir el paracaídas de reserva de llegar a necesitarlo y podremos sobre llevar cualquier situación por difícil que parezca.

Imagino la adrenalina que experimentan los practicantes de deportes extremos, pienso en la sensación que les acompaña cuando al finalizar un vuelo aterrizan seguros y sin contratiempos, ha de ser una sensación indescriptible, igual pienso en los matrimonios que después de 50 años de convivencia a pesar de las corrientes adversas, los enredos de las cuerdas de la vida, continúan tomados de la mano, tal vez uno empujando la silla de ruedas del otro, o acompañándole hasta el fin de sus días, rodeado de sus hijos y de sus nietos, este será en ultimas el aterrizaje más feliz de todo matrimonio, lograr cumplir con las metas y los propósitos del plan de vuelo, pero sobre todo haber logrado hacer feliz a la persona que nos acompañó a lo largo de toda la vida, esta es una aventura extrema.


About the Author

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.