La bendición de una esposa

La bendición de una esposa

La oración es fuego que arde sin consumirse, que transforma nuestra vida. La oración es la única capaz de devolver la armonía, el entusiasmo y la confianza que hemos perdido en nuestra relación de pareja, y aumentarla en aquellos que aún la conservamos, es la que mantiene encendida la llama del amor en nuestra relación de esposos.

Invito a todas las mujeres casadas a que oren e intercedan por sus esposos, para que ellos por nuestra oración alcancen el favor de Dios. Si bien como pareja es importante buscar a Dios para poner en sus manos todos nuestros planes y proyectos, agradecerle, alabarlo y bendecirlo, también es importante que nosotras nos dispongamos en la tarea de la intercesión. Una mujer que ora por su esposo es una mujer interesada en que Dios obre en la vida del ser que ama, es una mujer que se preocupa por su esposo, es una mujer que intercede para que su esposo pueda guiar correctamente el hogar según la voluntad de Dios.

Dice el diccionario que bendecir significa “Invocar o pedir la protección Divina a favor de una persona” esa es mi invitación como mujer y como esposa, a que todas invoquemos la protección Divina a favor de nuestros esposos y padres de nuestros hijos si los tenemos. Elevemos nuestra oración a Dios, libres de lo que estemos viviendo en este momento, recordemos que la gloria del hombre y de la mujer en nuestro caso está en saber perdonar. Recordemos que somos la ayuda adecuada dada por Dios a nuestros esposos, dice el libro del Génesis 2, 18. No estamos juntos por casualidad, tenemos una misión en común. Bendigamos a nuestros esposos e intercedamos por ellos:

Oración de bendición e intercesión por nuestro esposo:

Gracias Padre, por la vida de mi esposo, lo pongo en tu presencia, hoy quiero que llegues profundamente a su corazón para que lo bendigas, te lo entrego con todas sus dificultades y todo lo que envuelve su existencia, el te necesita. Gracias porque tú lo haces de nuevo, haz que todo lo viejo quede atrás, que el amor de tu Espíritu Santo, llene los vacios de su ser, sane las heridas de su corazón y lo lleve a una conversión profunda, renueva cada día tu amor hacia él, te lo pido Padre en el nombre de Jesús.

Gracias Padre por la protección Divina que le concedes a mi esposo, gracias por no dejar que fuera cualquier hombre, sino un hombre especial, un hombre de Dios, un hombre lleno de ti, un hombre nuevo el que camine conmigo por la vida. Yo bendigo a mi esposo en el nombre de Jesús, bendigo el día que lo conocí y el día de nuestro matrimonio sellado con una alianza de amor. Bendigo su trabajo y te pido sabiduría para que sepa guiar nuestro hogar según tu voluntad. Concédele la gracia de abrirse al dialogo con franqueza y verdad evitando toda discusión inútil, has que las palabras que mi esposo pronuncie yo las reciba con amor. Danos la gracia de amarnos con la misma fuerza que tú nos amas. María, madre de Jesús ruega por nuestra familia. Amén.


About the Author

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.