“Al instante salió Sangre y Agua” (Jn 19,34)

SEMANA 5 / DÍA 32 DOMINGO

“Al instante salió Sangre y Agua” (Jn 19,34)


 DANDO UN FUERTE GRITO EXPIRÓ 

Mt 27,45.50-51.54.

 “Desde el mediodía hasta las tres de la tarde, las tinieblas cubrieron toda la región.

Entonces Jesús, clamando otra vez con voz potente, entregó su espíritu. Inmediatamente, el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo, la tierra tembló, las rocas se partieron…

El centurión y los hombres que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y todo lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: "¡Verdaderamente, este era Hijo de Dios!"

Jesús al Discípulo: Tu miseria no es un obstáculo para Mi misericordia. Hija Mía, escribe que cuanto más grande es la miseria de un alma tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia e [invita] a todas las almas a confiar en el inconcebible abismo de Mi misericordia, porque deseo salvarlas a todas. En la cruz, la fuente de Mi Misericordia fue abierta de par en par por la lanza para todas las almas, no he excluido a ninguna. (Diario, 1182)

Oremos con santa Faustina

Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y se abrió el mar de misericordia para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable misericordia de Dios, abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros (Diario, 1319). Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío. (Diario, 84)