Reflexión para el miércoles de ceniza

DÍA 1 / Itinerario Cuaresmal

Reflexión para el miércoles de ceniza

Isaías 58, 1-4. Clama a voz en grito, no te moderes; levanta tu voz como cuerno y denuncia a mi pueblo su rebeldía y a la casa de Jacob sus pecados.

A mí me buscan día a día y les agrada conocer mis caminos, como si fueran gente que la virtud practica y el rito de su Dios no hubiesen abandonado. Me preguntan por las leyes justas, la vecindad de su Dios les agrada. ¿Por qué ayunamos, si tú no lo ves? ¿Para qué nos humillamos, si tú no lo sabes? - Es que el día en que ayunabais, buscabais vuestro negocio y explotabais a todos vuestros trabajadores.

Es que ayunáis para litigio y pleito y para dar de puñetazos a malvados. No ayunéis como hoy, para hacer oír en las alturas vuestra voz. ¿Acaso es éste el ayuno que yo quiero el día en que se humilla el hombre? ¿Había que doblegar como junco la cabeza, en sayal y ceniza estarse echado? ¿A eso llamáis ayuno y día grato a Yahveh?

DiscípuloEl Señor me dijo: Te llevo a Mi escuela por toda la Cuaresma; quiero enseñarte a sufrir. Contesté: Contigo Señor, estoy preparada a todo. Y escuché una voz: Puedes beber del cáliz del cual bebo Yo; hoy te concedo este honor exclusivo. (Diario, 1626) Las plegarias, los ayunos, las mortificaciones, las fatigas y todos los sufrimientos, los unirás a la oración, al ayuno, a la mortificación, a la fatiga, al sufrimiento Mío y entonces tendrán valor ante Mi Padre. (Diario, 531)

Oración: Durante toda esta Cuaresma soy una hostia en Tus manos, Jesús; sírvete de mí para que Tu Mismo puedas entrar en los pecadores. Pide lo que quieras; ningún sacrificio me parecerá demasiado grande cuando se trata de las almas. (Diario, 1622)