Año de la Fe y los Misioneros de la Misericordia

Año de la Fe y los Misioneros de la Misericordia

El corazón de muchos hermanos se está abriendo al actuar del Señor, está resurgiendo la fe en muchas familias, esto está pasando gracias a muchos lectores de Misericordia Día a Día que están compartiendo el Método Diario de Oración, con los que le rodean. Ya son más de 100.000 familias que diariamente se encuentran con Jesús a través de Misericordia Día a Día, es así como respondemos a la Iglesia en este momento histórico de “Estado Permanente de Misión”. No podemos quedarnos callados; nuestros obispos y el Papa nos dicen en Aparecida, refiriéndose a los medios de comunicación, como lo es Misericordia Día a Día, lo siguiente:

"… Puestos al servicio del Evangelio, ellos ofrecen la posibilidad de extender casi sin límites el campo de audición de la Palabra de Dios, haciendo llegar la Buena Nueva a millones de personas…" (DA 486).

Nos acercamos al Año de la Fe y el Papa desea que muchos encuentren y reaviven el Don de la Fe en su vida. Una de las preocupaciones del Santo Pontífice es que:

“en vastas zonas de la Tierra la fe corre el peligro de apagarse como una llama que ya no es alimentada. Estamos ante una profunda crisis de fe, una pérdida del sentido religioso que constituye el mayor desafío para la Iglesia actual. Por tanto, la renovación de la fe debe tener la prioridad en el esfuerzo de la Iglesia entera en nuestros días. El Papa espera que el Año de la fe (...) pueda contribuir a hacer de nuevo presente a Dios en este mundo, y a abrir a los hombres el acceso a la fe, a confiar en ese Dios que nos ha amado hasta el final en Jesucristo."

Es lo que deseamos lograr con nuestro proyecto Misioneros de la Misericordia, es necesario llevar nuestro método de Oración Personal con la Palabra de Dios a las familias, parroquias, movimientos apostólicos, empresas, colegios, cárceles, países y en todo lugar donde se encuentre un hermano necesitado del Mensaje de Salvación.

Cada día son más los testimonios; les compartimos unos pocos: en la ciudad de Cúcuta, Colombia, Jacqueline, servidora de la Casa de la Misericordia le compartió a un sacerdote, el padre Giovanni nuestro proyecto y el decidió asumirlo con su comunidad parroquial.

En Medellín en el colegio los de Santos Ángeles Custodios a 34 jovencitas se les compartió el método, después a 50, la hermana Beatriz encargada de la clase de religión comparte con sus alumnas diariamente el Método. Igualmente en una empresa de 15 funcionarios se compartió el proyecto y hasta el momento perseveran en la oración con la Palabra de Dios.

En las casas de Bogotá, Chía e Ibagué están compartiendo el Método en las casas de los socios y los testimonios han sido maravillosos. Bayardo nos cuenta que al compartir, muchos desean comunicarles a otros lo que han vivido, es así como asumen de una vez la Misión de llevar a Jesús, Buena Noticia de Salvación.

En la Cárcel de Zipaquirá 250 internos oran diariamente con Misericordia Día a Día y en uno de los patios uno de los internos dirige la oración a todo el grupo. Igualmente está aconteciendo en las de cárceles de Bucaramanga.

En Panamá, hemos podido llegar a parroquias que están asumiendo el proyecto totalmente. Es el caso de la Parroquia de San Cristóbal, en Chepo y la de San Pio de Pietrelcina en la Siesta, Tocumen; igualmente hemos compartido con movimientos apostólicos de gran reconocimiento en la arquidiócesis como los son: Los Siervos de Cristo Vivo y Matrimonios en Victoria. En la parroquia de la Santísima Trinidad le compartimos a un grupo de adultos que se preparan para la primera comunión y la confirmación, todos sin excepción quedaron impactados con la propuesta.

En Perú fuimos acogidos por dos parroquias de manera especial: Santa Rosa de Lima y Santa María de Nazaret, igualmente los hermanos del apostolado de la Misericordia y la Renovación Carismática. Experimentamos una gran apertura de parte de la Iglesia en Lima. Así mismo en Venezuela, ya son 5.000 familias encontrándose cotidianamente con la Palabra de Dios.

Tu puedes se un Misioneros de la Misericordia. ¿Cómo?

  1. Descubre nuestro Método: Un Camino Diario de Oración Personal, (paginas 7-10) Los Misioneros de la Misericordia, son los que se encuentran diariamente con la Palabra a través del método, siguiendo los siete pasos en la mañana antes de salir a trabajar, así la Palabra iluminará todo el día. Este primer momento dura aproximadamente 15 minutos y el paso ocho es la Oración de la Noche la cual dura 5 minutos aproximadamente. El Misionero de la Misericordia inicia y termina el día iluminado por la Palabra de Dios. “Lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero” (Salmo 119)
  2. Me encuentro con la Palabra, ella toca mi corazón diariamente, orienta mi vida, me hace crecer, me sana. Esa experiencia no la puedo guardar solo para mí, debo compartirla con los demás, con mis familiares y amigos. ¿Cómo lo hago? Comparto la manera como yo lo hago diariamente, le enseño el Método que se encuentra en la paginas de la siete a la diez, paso a paso, explicándole lo importante que es hacer el Credo, colocarse diariamente en las Manos de Dios,el Espíritu Santo, pedir perdón, hacer la oración antes de leer la Palabra, leer la Palabra del día haciendo una pausa y contestando tres preguntas: ¿Qué dice el texto?, ¿qué me dice?, y, ¿a qué me compromete? En el libro o en un cuaderno voy escribiendo lo que Dios habla a mi vida. Después hago la oración para ser Misericordioso y concluyo agradeciendo y pidiendo la protección de Dios con la Oración a la Sangre de Cristo.
  3. Rumio todo el día la Palabra y en la noche oro el paso ocho que se encuentra en la página diez. Es así como inicio y termino el día, iluminado por la Palabra de Dios.

Es así como los Misioneros de la Misericordia preparamos y deseamos vivir el Año de la Fe. Sumarte a este gran proyecto es fácil. Comunícate con cualquiera de las comunidades de la Casa de la Misericordia.